26 mar 2009 @ 4:22 PM 

 

Los obispos españoles lanzaron su campaña: "En España se protege más al lince ibérico que a los niños".

(extraido de http://www.elhorror.net/M-Las_Linces.htm con permiso del autor)

   De "cuidar" y "proteger" a los niños ya se ocupan algunos curas, sí: sólo en EEUU, el año pasado la Iglesia católica destinó varios centenares de millones de dólares a acuerdos con víctimas de curas pederastas.

   Podría repetir aquí lo que ya todos saben: que España es laica, por si alguien lo ha olvidado; que los obispos se deberían cuidar de los asuntos `espirituales´, etc. etc., pero no lo haré. Teniendo en cuenta la pauta de mi Site, más bien me limitaré a mostrar los pasajes bíblicos en donde el ¿Dios? de esos obispos no sólo acepta el aborto sino que lo ordena y permite como método de terror y extermino en las múltiples guerras de agresión ordenadas por el propio ¿Dios? contra naciones que adoraban a otros dioses… y contempla en varias de sus leyes,  como todos podemos leer en una Biblia, leyes que los obispos parece que no las han encontrado todavía o miran hacia otro lado, probablemente porque los pasajes contienen además una brutalidad excesiva para los dóciles píos que se lo creen todo e investigan poco.

   Yo les indicaré los pasajes, aunque no todos porque hay muchos más y el escrito se haría interminable y monótono, y también repugnante para algunos y podría herir su sensibilidad:

   La adúltera había de morir, junto con el feto si estaba embarazada:

Génesis 38, 24: “Ahora bien, tres meses después aproximadamente, Judá recibió este aviso: ‘Tu nuera Tamar ha fornicado, y lo que es más, ha quedado encinta’ Dijo Judá: ‘Sacadla y que sea quemada’”.

Levítico 20, 10ss; Ex 20, 14; Dt 5, 18; 22, 22; Pr 6, 29, 32-35; Jn 8, 5: “Si un hombre comete adulterio con la mujer de su prójimo, serán castigados con la muerte: el adúltero y la adúltera”.

Deuteronomio 22, 22: “Si se sorprende a un hombre acostado con una mujer casada, morirán los dos. Así harás desaparecer el mal de en medio de ti”.

   Golpes y heridas:

Éxodo 21, 22-25: “Si, en el curso de una riña, alguien golpea a una mujer encinta, provocándole el aborto, pero sin causarle otros daños, el culpable deberá indemnizar con lo que le pida el marido de la mujer y determinen los jueces. Pero si se produjeran otros daños, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, cardenal por cardenal”.

Si alguien provoca un aborto sin causar otros daños deberá indemnizar… pero si se produjeron otros daños (más importantes que el aborto se supone, es decir, Yahvé no considera al feto como una persona; por otra parte, no hace referencia a la edad del feto), entonces pagará vida por vida. Del contexto se desprende que para Yahvé es más importante la mujer que el feto, cosa normal al menos en la época en que se transcribieron los textos: una madre podía dar otros hijos a la sociedad, normalmente guerreros si eran varones, es decir, se podía perder un guerrero pero quedaba la opción de que naciesen más.

Hacer hincapié en que la muerte del feto fue declarado como un delito inferior dado que sólo se paga una multa, acto que no concuerda con la posición que defienden mayoritariamente los representantes actuales del dios que decretó esa ley.

La traducción de la Nácar-Colunga (aquella es la de la Biblia de Jerusalén), p. 106, sin embargo, es algo diferente: “Si en riña de hombres golpeare uno a una mujer encinta, haciéndola parir y el niño naciere sin más daño, será multado en la cantidad… pero si resultare algún daño, entonces dará vida por vida, ojo por ojo…”.

En esta traducción el niño no sufre daño. Pero la lección sigue siendo ejemplar: si resulta algún daño, el que sea, se aplicará la ley del talión: niño por niño, mujer por mujer…

Los fetos y las personas de menos de un mes de vida no son tenidas en cuenta en los censos por el ¿Dios? de los obispos; las mujeres son discriminadas:

Números 3, 15-16: "Alista a los hijos de Leví por familias y por clanes; alistarás a todo varón de un mes para arriba. Moisés los alistó…".

   Ley de los celos: la mujer es sometida a vejaciones, torturas y al ridículo… y al aborto o la esterilidad, delante de todo el pueblo: Carácter intimidatorio y de presión: la mujer era presionada e intimidada a declararse culpable. La mujer quedaba bajo la decisión del “juicio divino”:

Números 5, 12-31: “Cualquier hombre cuya mujer se haya desviado y le haya engañado… ese hombre llevará a su mujer ante el sacerdote… el sacerdote presentará a la mujer y la pondrá delante de Yahvé. Echará luego agua corriente en un vaso de barro y, tomando polvo del pavimento de la Morada, lo esparcirá sobre el agua… el sacerdote conjurará a la mujer… que entren esta agua de maldición en tus entrañas, para que inflen tu vientre y hagan languidecer tus caderas”

Torturas mediante agua mezclada con polvo del pavimento de la Morada, conjuros, esoterismo, delante de Yahvé; el sacerdote hace abortar a la mujer mediante “aguas de amargura, maldición y execración en medio de tu pueblo”.

“El marido estará exento de culpa, y la mujer cargará con la suya”.

El marido podrá hacer eso con su mujer aunque, atacado de celos, sólo recele de ella y no tenga prueba alguna de un supuesto engaño: Núm 5, 30-31.

   Moisés, el elegido del ¿Dios? de los obispos, dando órdenes de asesinato:

Números 31, 14-18, 25ss: “Moisés se encolerizó contra los jefes de las tropas, jefes de millar y jefes de cien, que volvían de la expedición guerrera. Les dijo: “¿Pero habéis dejado con vida a todas las mujeres?… ahora, pues, matad a todos los niños varones y a toda mujer que haya conocido varón… pero dejad con vida para vosotros a todas las muchachas que no hayan dormido con varón… y de la mitad que corresponde a los israelitas, uno por cada cincuenta, sean personas, bueyes, asnos u ovejas…”.

Asesinato de toda mujer que haya conocido varón… también las embarazadas.

Moisés les procura jóvenes vírgenes a sus oficiales: esclavitud de vírgenes (32.000 en esta ocasión: Núm 31, 35), con sus familiares asesinados, para deleite de los israelitas, el pueblo elegido. Las personas cautivas tratadas al mismo nivel de los animales. … ¿cómo averiguaban los israelitas si las jóvenes/niñas era vírgenes?

   El ¿Dios? de los obispos en su máximo esplendor:

Deuteronomio 2, 33-34; 3, 3ss: “Yahvé nuestro Dios nos lo entregó y lo derrotamos a él, a sus hijos y a toda su gente. Nos apoderamos entonces de todas sus ciudades y consagramos al anatema toda ciudad: hombres, mujeres y niños, sin dejar supervivientes”.

Deuteronomio 7, 2,16ss; 3, 21-22; 12, 29: “… y Yahvé, tu Dios, te las haya entregado (a las naciones a exterminar) y tú las hayas derrotado, las darás al anatema. No pactarás alianza con ellas ni les tendrás compasión… exterminarás a todos los pueblos…”.

Deuteronomio 20, 16: “En cuanto a las ciudades de estos pueblos que Yahvé tu Dios te da en herencia, no dejarás nada con vida sino que los consagrarás al anatema”.

   Hay que ir con cuidado con Yahvé-Jehová: la amenaza es uno de sus métodos preferidos para tener sometida a su creación; quien le desobedezca, entre otras espantosas maldiciones, se deberá comer a sus hijos aún no nacidos:

Deuteronomio 28, 15-68; 11, 26ss; 32, 15-26; Levítico 26: Maldiciones: “Pero si desoyes la voy de Yahvé y no cuidas de practicar todos sus mandamientos y sus preceptos, te sobrevendrán y te alcanzarán todas las maldiciones siguientes: Maldito serás en la ciudad y maldito serás en el campo… maldito el fruto de tu vientre y el fruto de tu tierra… Yahvé hará que se te pegue la peste… Yahvé te herirá de tisis, de fiebre de inflamación, de gangrena, de sequía… hasta tu destrucción… tu cadáver será pasto de todas las aves del cielo y de todas las bestias de la tierra… Yahvé te herirá de úlceras de Egipto, con tumores, con sarna y con tiña, de las que no podrás sanar… Te desposarás con una mujer y otro hombre la hará suya… tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo… Yahvé te llevará, a ti y al rey que hayas puesto sobre ti, a una nación que ni tú ni tus padres conocíais… hijos e hijas engendrarás, pero no serán para ti, porque irán al cautiverio. Todos tus árboles y los frutos de tu tierra serán presa de los insectos… Todas estas maldiciones caerán sobre ti, te perseguirán y te alcanzarán hasta destruirte, por no haber escuchado tú la voz de Yahvé… Por no haber servido a Yahvé en la alegría y la dicha… servirás a tus enemigos, los que Yahvé enviará contra ti, con hambre, con sed, con desnudez y con privación de todo… Yahvé levantará contra ti una nación venida de lejos… una nación que no respetará al anciano ni tendrá compasión del muchacho… Te asediará en todas tus ciudades… Comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que te haya dado Yahvé tu Dios, en el asedio y la angustia a que te reducirá tu enemigo. El hombre más delicado y tierno de entre los tuyos mirará con malos ojos a su hermano, y a la mujer que se acostaba en su seno y a los hijos que le queden, para no compartir con ellos la carne de sus hijos que él se va a comer, pues no le ha quedado ya nada, por el asedio y la angustia a que tu enemigo te reducirá en todas tus ciudades. La más delicada y tierna de las mujeres de tu pueblo, la que no habría osado posar en tierra la planta de su pie, mirará con malos ojos al hombre que se acostaba en su seno, y a su hijo y a su hija, y a la placenta que sale entre sus piernas y a los hijos que dé a luz, pues los comerá a escondidas, por la falta de todo, en el asedio… Si no cuidas de poner en práctica todas las palabras de esta Ley escritas en este libro, temiendo a ese nombre glorioso y temible, a Yahvé tu Dios, Yahvé hará terribles tus plagas… plagas grandes y duraderas, enfermedades perniciosas y tenaces… todas las enfermedades y plagas que no se mencionan en el libro de esta ley, las suscitará Yahvé contra ti, hasta destruirte… Seréis arrancados de la tierra adonde vas a entrar para tomarla en posesión…”.

   Uno de los deseos del rey David, el antepasado más glorioso del mesías:

Salmo 109, 6-15: “¡Que sus días sean pocos, que otro ocupe su cargo; queden huérfanos sus hijos, quede viuda su mujer!”.

   El propio ¿Dios? de los obispos, en uno de sus múltiples arrebatos, asesinó a fetos y a recién nacidos:

Todas las mujeres embarazadas en tiempos del diluvio, así como los niños recién nacidos. Génesis.

Isaías 9, 16: “Por eso, de sus jóvenes no se apiadará el Señor, con sus huérfanos y viudas no tendrá misericordia, pues todos son impíos y malvados”.

Oseas 9, 16: "Aunque den a luz, haré morir el tesoro de su seno".

Oseas 10, 14: "Por haber confiado en tus carros, en la multitud de tus soldados, se alzará un tumulto de guerra contra tu pueblo, y todas tus fortalezas serán devastadas, como Salmán devastó Bet Arbel el día de la batalla, cuando la madre era estrellada contra [con] sus hijos".

Oseas 14, 1: “Samaría es culpable, porque se rebeló contra su Dios. Caerán a espada, sus niños serán estrellados, y sus embarazadas abiertas en canal”.

II Samuel 12, 13-15,18: "Yahvé ha perdonado tu pecado (el de David); no morirás. Pero por haber ultrajado a Yahvé con ese hecho, el hijo que te ha nacido morirá sin remisión… Hirió Yahvé al niño… y enfermó gravemente… al séptimo día murió el niño".

   El remate final, aunque hay más:

Eclesiastés  6, 3-4: "Supongamos que alguien tiene cien hijos y vive muchos años, y aunque sus años son numerosos, no puede saciarse de felicidad y ni siquiera halla sepultura; entonces yo digo: Más feliz es un aborto, pues entre vanidades vino y en la oscuridad se va; mientras su nombre queda oculto en las tinieblas".

El `autor sagrado´ dice que más feliz es un aborto que vivir muchos años infeliz pues no se entera de nada, aunque haya nacido. El autor, hablando sobre el aborto, añade: "No ha visto el sol, no lo ha conocido, y descansa mejor que el otro". Ecle 4, 2-3.

   Y esos obispos, que tienen por Dios a semejante ente, hacen campañas `provida´ o como si ellos mismos, o sus antepasados en el `cargo´, no hubiesen roto nunca un plato. ¿O es que tenemos que recordarles las Cruzadas, el Santo Oficio, Torquemada, los genocidios indígenas de América… las campañas antipreservativos… o las propias persecuciones de otras ramas de creyentes cristianos que empezaron ya desde sus albores exterminando lo que no convenía… y los viajes a Londres de las franquistas abortistas de misa diaria?

¿A qué vienen esas campañas beatas? No será a enseñarnos moral o a no matar, ¿verdad?

Por cierto: el lince `ibérico´ mostrado en la propaganda eclesiástica no es ibérico sino euroasiático, especie que no existe en España… y el niño no es un feto.

MiltonAsh.

Posted By: Brimstone
Last Edit: 26 mar 2009 @ 05:58 PM

EmailPermalinkComments (0)
Tags
 10 mar 2009 @ 11:22 PM 
Supuesta fotografía de la supuesta Guerrera de la Luz.

La supuesta fotografía de la Guerrera de la Luz.

Bienvenidas mis pobres y patéticas criaturitas a este mi púlpito de perversa corrupción. Hoy, y para estrenar cargo como representante de la Única, Verdadera, Salvadora y Gran Olvidada Religión, os voy a poner sobre aviso sobre una dama que no duda en sacar de sus emponzoñadas entrañas sapos y culebras para vilipendio de vuestra corrupta ánima y mostraros la luz de su misericordiosa salvación. Esta “Guerrera de la Luz” (a la que mi hermano en miserias y pecados apostillaría “¡En nombre de la Luna os castigaré!” en referencia a no sé qué infernales “animes” que dice aborrecer) presenta batalla y nos brinda perlas de sabiduría inmensas dignas de ser inmortalizadas en estos heréticos bits y divulgadas por esta pérfida lengua mía.

En este blog se despacha a gusto y placer contra los ateos (si, esos endemoniados hijos de bruja) y sus constantes y acérrimos ataques a todo lo que huela a religión y carga sus armas y tintas concretamente contra la FIdA. Veamos algunas cosas se se dicen en calentones y que después cuestan muchos padrenuestros y visitas a la sacristía en horas inapropiadas.

estoy ya un poco cansada e indignada a causa de los ataques indiscriminados, las burlas, las descalificaciones y los insultos cada vez más soeces, salvajes e inundados de rabia, rencor y odio que estamos sufriendo por parte de los fanáticos poseídos de la que parece ser la nueva secta de nuestro tiempo: la FIdA (Federación internacional de ateos)_ que no son ateos, sino posesos endemoniados con toda una ideología destructiva y áltamente tóxica, lo típico de las sectas.

More »

Posted By: monseigneur
Last Edit: 11 mar 2009 @ 12:01 AM

EmailPermalinkComments (0)
Tags
Tags: , ,
Categories: Pseudoreligión, WTF

 Last 50 Posts
 Back
Change Theme...
  • Users » 4
  • Posts/Pages » 49
  • Comments » 62
Change Theme...
  • VoidVoid « Default
  • LifeLife
  • EarthEarth
  • WindWind
  • WaterWater
  • FireFire
  • LightLight

Staff



    No Child Pages.

Privacy and Cookie Policy



    No Child Pages.